AZUCAR O GRASA: QUE ES PEOR?

Azucar o grasa: que es peor? Durante las últimas décadas, la industria de la dieta ha librado una feroz guerra contra la grasa, lo que ha llevado a los consumidores a creer que reducir el consumo de grasas es la clave para perder peso. Sin embargo, es bueno saber que no todas las grasas son perjudiciales para la salud y que, por otro lado, muchos «alimentos saludables y bajos en grasa» a veces hacen más daño que bien.
Si da un paseo por casi cualquier supermercado, seguramente encontrará una variedad interminable de alimentos «saludables» sospechosos. Es posible que hayan recibido una etiqueta de «sin grasa» o «reducido en grasa», pero en realidad pueden hacer más daño que bien.

Lo que la industria de la dieta no le dice es que estos alimentos bajos en grasa generalmente están llenos de conservantes, aditivos y azúcar adicional, destinados en cambio a aumentar el sabor y mejorar la palatabilidad.
El azúcar agregado no solo puede ser aún más perjudicial que la grasa cuando se trata de su peso, sino que también puede afectar casi todos los demás aspectos de la salud.

Además, al reducir la ingesta de grasas, es posible que esté eliminando los muchos beneficios potenciales para la salud que pueden proporcionar las grasas saludables.

Muchos consumidores se preguntan qué tiene un efecto más negativo en su salud: ¿la grasa o el azúcar?


EFECTOS NEGATIVOS DEL CONSUMO DE AZÚCAR

azucar o grasa

Se ha demostrado que el azúcar desencadena la inflamación, que en realidad es la raíz de la mayoría de las enfermedades. ¿Por qué? Mantener altos niveles de inflamación a largo plazo se ha relacionado con un mayor riesgo de varias afecciones crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes y trastornos autoinmunes.

Investigaciones recientes también sugieren que consumir azúcar agregada podría aumentar el riesgo de cáncer. Existe un vínculo indirecto entre el azúcar y el riesgo de cáncer, principalmente debido al hecho de que la obesidad aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer. Como ya sabrá, el consumo de azúcar también se ha asociado con un mayor riesgo de obesidad, resistencia a la insulina y síndrome metabólico, todo lo cual puede aumentar su riesgo de enfermedad crónica.


El azúcar es muy adictivo, lo que puede hacer que sea casi imposible como dejar de fumar de golpe. ¿Por qué? El azúcar estimula la liberación de dopamina, un neurotransmisor que controla los centros de recompensa y placer del cerebro, causando simultáneamente una gran cantidad de síntomas de abstinencia de azúcar cuando finalmente decides reducir tu consumo de azúcar.


BUENOS AZÚCARES (Y GRASAS)
Muchos alimentos saludables como las frutas contienen azúcares naturales, pero también proporcionan una gran cantidad de micronutrientes importantes, así como fibra, que pueden ralentizar la absorción del azúcar y anular cualquier posible efecto negativo sobre la salud. Pero si bien el azúcar agregado se considera universalmente no saludable en todos los ámbitos, la grasa es en realidad una parte increíblemente importante de la dieta y puede traer una larga lista de beneficios para la salud.

BENEFICIOS DE LAS GRASAS SALUDABLES

GRASAS SALUDABLES

Los ácidos grasos insaturados que se encuentran en alimentos como los aguacates, el aceite de oliva y las almendras pueden mejorar la salud del corazón, reducir los niveles de colesterol y aliviar la inflamación. Ciertos ácidos grasos saturados, como el aceite de coco, también pueden tener beneficios para la salud y se han relacionado con una mejor función cerebral y una mayor quema de grasa (si se ingieren de acuerdo con una ingesta calórica planificada). Y aunque puede parecer contradictorio, aumentar la ingesta de grasas saludables también puede ralentizar el vaciado gástrico, lo que hace que se sienta más lleno durante más tiempo para evitar los antojos y aumentar la pérdida de peso. Sin embargo, no todas las grasas son iguales.

LAS GRASAS NO TAN SALUDABLES

GRASAS MALAS

Si bien las grasas que se encuentran en los alimentos integrales sin procesar, como las nueces, las semillas y los aceites, están repletas de beneficios, las grasas que se encuentran en los alimentos altamente procesados ​​no son nada buenas para la salud. Las grasas trans, por ejemplo, se encuentran principalmente en alimentos procesados, y los aceites vegetales hidrogenados se han asociado con una amplia gama de condiciones de salud negativas, como enfermedades cardíacas y diabetes. Manténgase alejado y apéguese a fuentes más saludables de grasas para ayudar a optimizar su salud.

GRASA O AZUCAR – ¿CUÁL ES LA RESPUESTA?


La forma más saludable y sostenible de mejorar su salud es hacer cambios menores para elegir opciones más saludables. El azúcar es muy adictivo y se ha asociado con una serie de efectos adversos para la salud. Las grasas saludables, por otro lado, son una parte esencial de la dieta y en realidad pueden ayudar a perder peso, mejorar la salud del corazón y reducir la inflamación. Por esta razón, es mejor minimizar el azúcar de su dieta y, en cambio, ingerir grasas saludables.

Si desea ser más saludable, opte por alimentos como:

  • aceite de coco
  • aguacates
  • aceite de oliva virgen extra
  • pescado grasoso
  • nueces y semillas ricas en nutrientes

También sugiero omitir el azúcar de los alimentos procesados, jugos endulzados con azúcar, bebidas energéticas o refrescos y otras fuentes no saludables. Si necesita agregar un toque de dulzura a sus productos horneados o bebidas favoritos, seleccione edulcorantes naturales como:

AZUCAR MALO
  • Miel cruda
  • Stevia natural

    Estos ingredientes no solo pueden proporcionar un poco de sabor adicional, sino que también contienen vitaminas, minerales y antioxidantes que los convierten en una alternativa mucho mejor que los simples.
ENTRENADOR PERSONAL BARCELONA

Ver otros Post

ENTRENADOR PERSONAL BARCELONA

Deja un comentario