Efectos de un entrenamiento de fuerza en circuito en personas de edad avanzada

El entrenamiento físico en edades avanzadas ha mostrado gran capacidad de adaptación y mejoras de la capacidad funcional y calidad de vida. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Marcos-Pardo y col, 2019; Sci Rep 9(1):7830; doi: 10.1038/s41598-019-44329-6) cuyo objetivo fue determinar los efectos de un entrenamiento de fuerza en circuito de moderada y alta intensidad sobre diferentes parámetros de composición corporal, autonomía funcional, fuerza muscular y calidad de vida en hombres y mujeres de edad avanzada. Participaron 27 mujeres y 18 hombres entre los 65 y los 75 años de edad. Los participantes fueron divididos por sexo y asignados aleatoriamente a un grupo experimental que entrenó durante 12 semanas mediante un circuito de fuerza de moderada-alta intensidad, y un grupo control, en el que no hubo intervención. Los resultados mostraron que en el grupo experimental aumentó la masa magra, con una reducción de la masa grasa. Ambos sexos mostraron una mejora de su autonomía funcional, y mayores niveles de fuerza muscular. El grupo control no mostró cambios pre-post intervención en mujeres, pero en hombres se observó un aumento del IMC y del peso corporal total. Los autores sugieren que el entrenamiento de fuerza en circuito debería ser promovido en personas de edad avanzada con el fin de potenciar la capacidad física y con ello propiciar un proceso de envejecimiento saludable y no dependiente.

Que el entrenamiento de fuerza en edad avanzada es el entrenamiento de elección en personas de edad avanzada no admite mucha discusión. Como organizar, estructurar y aplicar este entrenamiento adaptado a personas de edad avanzada es otra cuestión. Los entrenadores deben esforzarse en no caer en la tentación de extrapolar rutinas de entrenamiento aplicados en otras poblaciones de menor edad a personas de edad avanzada. Solo el profundo conocimiento de los procesos biológicos asociados al envejecimiento puede propiciar programas de ejercicio seguros y eficaces. Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de estas personas conviven con patologías crónicas múltiples lo que hace más complicado elaborar programas de entrenamiento.

Fuente: Fisiología del ejercicio

Deja un comentario