La inactividad frena los beneficios metabólicos del ejercicio

El ejercicio mejora los niveles de lipemia postprandial, la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina, siendo todos ellos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, estudios recientes sugieren que la inactividad prolongada quizás podría abolir esos beneficios metabólicos asociados al ejercicio. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Akins y col, 2019; J Appl Physiol 14-feb; doi: 10.1152/japplphysiol.00968.2018) cuyo objetivo fue valorar el impacto de una sesión de ejercicio sobre los triglicéridos plasmáticos postprandiales, glucemia e insulina después de 4 días de permanecer sentados de manera prolongada (~13,5 h/día). Participaron 5 hombres y 5 mujeres físicamente activas que completaron un protocolo de intervención cruzado. Cuatro días permaneciendo sentados sin ejercicio (SIT), se compararon con 4 días permaneciendo sentados con 1 h de ejercicio (SIT+EX, 63,1~5,2% VO2max) en la tarde del 4º día. La mañana siguiente los sujetos completaron un test de tolerancia a grasa/glucosa (HFGTT), durante el que se obtuvieron muestras de análisis de triglicéridos, glucosa e insulina. Los resultados no mostraron diferencias entre las sesiones en las respuestas de triglicéridos, glucosa o insulina en el test HFGTT. Estos datos indican que la inactividad física (por ejemplo, estar sentado ~13.5 horas / día y <4.000 pasos / día) crea una condición por la cual las personas se vuelven “resistentes” a las mejoras metabólicas que generalmente se derivan de un episodio agudo de ejercicio aeróbico.

Cada vez tenemos más evidencias de que no solo es recomendable realizar ejercicio programado para obtener un perfil cardiometabólico saludable, sino que también se hace necesario un estilo de vida activa el resto del día. Esto es algo importante que hay que comunicar a la población que realiza ejercicio con regularidad. Permanecer inactivo la mayor parte del día puede frenar de manera significativa las adaptaciones saludables asociadas a una sesión habitual de ejercicio.

Entrada original: Fisiología del ejercicio

Deja un comentario